Press "Enter" to skip to content

Todo lo que hay que saber sobre Renta Fija

Se trata de una de las mejores opciones para aquellos inversores que piensan mucho en el ahorro, sabiendo que es un instrumento financiero que no conlleva demasiados riesgos y con una rentabilidad menor, pero más segura.

Dentro del sector financiero existen muchos instrumentos que permiten poder llevar a cabo diferentes tipos de inversiones, en cualquiera de los mercados que se presentan. Aunque muchos usuarios suelen decantarse por mercados tales como Forex, hay que decir que cada vez está teniendo más aceptación la llamada renta fija.

Se trata de un tipo de inversión en el que se puede apostar por un gran número de activos financieros, sabiendo que el emisor de los mismos, tiene la obligación de realizar pagos basándose en una cantidad determinada y dentro de un periodo de tiempo establecido previamente.

Esto se traduce en que, una vez llevada a cabo la operación, el emisor ofrece la garantía al comprador de devolverle el capital que ha invertido, añadiéndole además mayor rentabilidad. Por tanto, en el caso de apostar por activos de renta fija, se sabe con anterioridad cuáles son los intereses de la operación, al igual que la rentabilidad que tiene.

En este sentido, es importante hacer hincapié en la idea de que, apostar por Renta Fija no significa que no haya riesgos en las operaciones, puesto que se puede dar que el emisor no cumpla con lo pactado. No obstante, se trata de uno de los modelos de inversión menos arriesgados, debido al conocimiento previo de todo esto.

¿Por qué se llama fija?

Tal y como su nombre indica, se le denomina renta fija porque, desde el primer momento que se inicia la operación, el comprador conocer la cantidad que le va a ser devuelta en el tiempo que corresponda. Por norma general, los emisores suelen abonar un bono fijo cada 6 meses, si bien es cierto, tanto la cantidad como el tiempo estipulado dependerá de cada entidad financiera o los acuerdos a los que se haya llegado.

Hay que decir que, hoy en día, en el mercado de renta fija se encuentran todos aquellos instrumentos financieros que se encargan de representar las deudas tanto del Estado como de las empresas privadas.

¿Cuántos tipos de renta fija existen?

En función de quién emita los diferentes tipos de productos de renta fija que se encuentran en el mercado, así se puede hablar de varios modelos de renta fija. 

Según emisor

En este caso, se hace referencia a dos tipos de renta fija, la pública y la privada. En el primer caso, la emiten las Administraciones Públicas; mientras que, en el segundo, suelen ser empresas privadas con gran capital.

Según vencimiento

Con respecto al plazo de vencimiento, puede haber tres tipos de renta fija. Está la de corto plazo, que tiene un vencimiento máximo de año y medio y donde normalmente, se invierte en pagarés de empresas o Letras del Tesoro. Por su parte, las rentas fijas de medio y largo plazo se suelen llevar a cabo en mercados de capitales, siendo su vencimiento mayor a dos años y pudiendo adquirir bonos de Administraciones Públicas y empresas privadas.

Según rendimiento

De nuevo hay dos tipos, el explícito, donde se paga al inversor de manera periódica. Y el implícito, en el que la cuantía a abonar final depende de la diferencia existente entre el precio que ha pagado el inversor por el activo y el coste que tenía el mismo en el momento que se produce la amortización.

¿Cómo invertir en renta fija?

En el caso de querer invertir en algún activo de renta fija, es importante que se tengan en cuenta una serie de aspectos clave. De esta forma, una de las primeras cosas que hay que mirar es la coyuntura económica del país y del resto de la Unión Europea, teniendo en cuenta la normativa establecida por el Banco Central Europeo con respecto a este modelo de inversión.

Por supuesto, antes de ponerse en marcha, también es importante que, una vez elegido el activo, se conozca a la perfección cuáles son los plazos de vencimiento, fijándose bien en si es a corto, medio o largo plazo.

Además de todo ello, es importante saber en qué divisa se va a invertir, esto es esencial, puesto que en muchas ocasiones, el hecho de comprar un activo con otra divisa, puede conllevar a mayores riesgos.

¿Qué riesgos tiene la renta fija?

Muchos inversores piensan que, por llamarse renta fija, ya no existe riesgo en las operaciones. Si bien es cierto el riesgo es menor en comparación con otros modelos de inversión, la renta fija también puede ocasionar problemas.

En este sentido, se puede hablar de tres tipos de riesgo. Por un lado, del emisor, entendiéndose como tal el momento en el que el responsable de devolver el capital invertido, incumple el contrato.

También está el riesgo del cambio del tipo de interés, o lo que es lo mismo, que, cuando se pagó por los activos, su precio fuera mucho mayor al que tienen en el momento de que haya vencido el plazo para la devolución correspondiente.

Y por último está el riesgo de liquidez, que se da cuando se quiere vender un activo de renta fija y, sin embargo, se presenta una contrapartida en el propio mercado.

¿Cómo obtener la mayor rentabilidad en renta fija?

Si se está totalmente decidido a invertir en renta fija, es importante conocer cuáles son las vías a través de las cuales, se puede obtener la mayor rentabilidad. En este caso, una de las más habituales es no tocar nada de la inversión durante todo el tiempo establecido y, por tanto, dejarla intacta hasta que llegue la fecha del fin del vencimiento.

Otra situación en la que se puede sacar más rentabilidad, es vender los activos que se han comprado antes de que expire el plazo, pero no en el mercado original, sino en un mercado secundario.

En cualquier caso, puedes encontrar más información sobre inversiones temporales en la web Finanzasdomesticas.com. Un portal elaborado por expertos en la materia donde consultar noticias de actualidad y finanzas, enfocadas principalmente a las economías domésticas reales.

Comments are closed.