Press "Enter" to skip to content

3 razones por las que necesitas un filtro para la ducha de tú casa

Te has puesto a pensar, «Bueno, si el agua que bebo se filtra, ¿por qué no se filtra el agua de la ducha?» Quieres que la misma sensación que tienes cuando bebes del grifo sea la misma sensación cuando salgas de la ducha: limpia, pura, hidratada.

Tu piel merece agua de primera calidad tanto como tus órganos. Así que, sin más preámbulos, aquí hay tres razones por las que deberías invertir en un filtro para la ducha de tu casa:

1. No te enfermarás tanto

Una cosa extraña que decir, ¿verdad? ¿Pero has pensado mucho en lo sucia que puede estar tu ducha?

Pregunta cuánto tiempo lo has tenido. Pregunta si alguna vez la has limpiado. Ahora pregúntese cuántos tipos de bacterias y microorganismos podrían vivir en ella.

El agua con la que te duchas viene directamente del cabezal de la ducha, lo que significa que las bacterias y la suciedad que se han manifestado en ella y a su alrededor pueden engancharse al agua que se vierte en todo el cuerpo. También podrías ingerirla accidentalmente.

Piénsalo, un filtro de ducha evitaría que eso ocurriera.

Bacterias desaparecidas = adiós estornudos y resfriados.

2. Tu cabello y tu piel se volverán más saludables

Si vives en un lugar que purifique y filtre el agua pública, probablemente pienses: «No necesito un filtro para la ducha, mi agua ya está limpia». Puede ser el caso, pero ¿has pensado alguna vez qué productos químicos se utilizan para filtrar el H20 público para que esté bien para los hogares?

Uno de los principales químicos usados comúnmente para filtrar el agua es el cloro. ¿Conoces la sustancia química que usan en los baños de natación para matar las bacterias, pero que normalmente hace que tu cabello y tu piel se sientan secos?

Instalar un sistema de filtración para la ducha eliminará el cloro que entra en el cabezal de la ducha. Puedes relajarte sabiendo que tu piel y tu cabello están a salvo de los químicos que los secan.

3. Su aire es más limpio

Probablemente nunca pensaste que tener un filtro para la ducha podría mejorar la calidad del aire, ¿verdad? Bueno, existe la contaminación del aire interior.

Junto con otros factores como el incienso y las velas aromáticas que también contribuyen a ello (probablemente no lo sabías), el vapor de la ducha puede contaminar el aire interior.

El vapor caliente de la ducha se vaporiza, liberando todos los químicos del agua. El agua caliente y el vapor también abren más los pulmones, lo que significa que probablemente estés respirando más sustancias químicas no deseadas de ella.

El vapor libera THM (trihalometanos), que son compuestos químicos que generalmente se forman como resultado de la adición de cloro al agua para filtrarla.

Un sistema de filtración en la ducha eliminará esta amenaza, permitiéndote respirar fácilmente en un ambiente interior no contaminado.

Conclusión

Hay muchos más beneficios al instalar un sistema de filtración para la ducha – estas tres razones son sólo unas pocas.

Si está buscando una manera de mejorar su condición de piel y cabello, un filtro contribuirá. También puedes contárselo a todos tus amigos y ser el chico guay de la cuadra con el nuevo filtro para la ducha. Espera una vida con mejor calidad de aire, mejor salud y mejor piel y cabello. Un simple filtro para la ducha puede hacerte parecer más joven y es un artilugio genial en tu baño.

Cualquiera que sea la razón por la que lo elijas, no te arrepentirás.

Comments are closed.