Press "Enter" to skip to content

Los contenedores de basura son grandes aliados para la conservación del medio ambiente

La defensa por el medio ambiente tiene una diversidad de aliados, herramientas y recursos que desde donde se apliquen, contribuyen a conservar el ambiente del proceso de deterioro y contaminación al que es sometido por las habituales actividades del hombre. Recoger debidamente la basura, para su controlada disposición o reciclaje, es una de esas efectivas maneras de ayudar, para lo cual, los contenedores son los grandes protagonistas.

El planeta Tierra está sufriendo las consecuencias de los avances de la civilización, inmersa en un proceso degenerativo de contaminación y deterioro, del que sin querer, todos somos culpables. Por suerte, la conciencia colectiva ha despertado y muchos contribuyen con su granito de arena para tratar de revertir esta situación, cada esfuerzo cuenta.

Una de las formas de luchar en la defensa del medio ambiente, que en los últimos años ha cobrado bastante fuerza, son los planes controlados de disposición de desechos sólidos y basura, y los programas de reciclaje, en los que los contenedores de residuos juegan un papel fundamental.

Estos instrumentos, que se fabrican en distintos tamaños y formas para recibir residuos de todo tipo, son esenciales en el manejo de los desechos y la basura, que usados correctamente pueden ser muy útiles en la batalla contra la contaminación.

Los contenedores de basura combinados con efectivos planes de reciclaje pueden ser parte de las respuestas que la humanidad necesita para regresar su equilibrio y vitalidad al planeta.

Hay países que han avanzado mucho en dicha área, y que con audaces programas de reciclaje y recuperación de materiales, están transformando la basura de un problema a una oportunidad, convirtiéndola en el nuevo oro de la economía. Es una perspectiva interesante y muy funcional, que combina el aprovechamiento económico de los desechos con una visión ambientalista y de conservación, en la que todos ganan.

Los contenedores ayudan al planeta

Un contenedor de basura es más que un recipiente donde se coloca la basura, es un símbolo de amor y respeto por el medio ambiente. Usados adecuadamente contribuyen en gran medida a conservar el planeta.

Los hay en diversos modelos y dimensiones, desde pequeños cubos de poca capacidad hasta inmensos contenedores de capacidades que rebasan los mil kilos. Lo importante es usarlos y no dejar que la basura siga contaminando los espacios.

Forman parte de todo tipo de ambientes, están en los hogares, en las oficinas, en la playa, en parques, en la industria, en los centros comerciales y hasta en las calles, distribuidos siempre en diversos puntos estratégicos para que las personas los utilicen y así ayuden a preservar el medio ambiente.

Pero no basta con que las personas los usen, también debe haber planes que dispongan esa basura en lugares adecuados o que la aprovechen de diversas maneras, con efectivos planes de reciclaje y recuperación de materiales. En esta parte, los gobiernos tienen especial responsabilidad, y sobre todo, son quienes deben gestionarlos y aplicarlos en sus respectivas áreas de competencia.

¿Cuánto cuesta un contenedor de basura?

La diversidad de formas, modelos, capacidades y tipos, hace muy variados los precios contenedores de basura, pero en general, se ajustan a las distintas necesidades. La inversión que se haga en ellos dependerá de qué tipo de recipiente se necesite y del uso que se le vaya a dar.

Hay pequeños contenedores que por apenas unos pocos euros sirven para colocarlos dentro de casa o en la oficina, especialmente diseñados para recibir la basura del día, para luego depositarla en otros lugares donde estará hasta que se retire definitivamente.

Pero también hay contenedores de grandes dimensiones que pueden pasar de los 300 euros, con capacidades de 1.000 o más kilos, que se usan en las calles y en lugares especiales en los edificios o comunidades, para depositar la basura del sector.

Entre esos dos rangos, los precios varían dependiendo de la capacidad, materiales con los que estén construidos, accesorios, color, función que cumplan, marca y modelos. Los hay para cada necesidad y presupuesto y, por suerte, están al alcance de todos.

La mayoría de los contenedores están fabricados con materiales plásticos altamente resistentes, que aguantan la intemperie, golpes y abusos de uso; también vienen provistos de ruedas para su fácil movilización, y de tapas, para evitar que se desborde la basura o sea retirada por animales.

Los contenedores y el reciclaje

El reciclaje ha tomado mucha fuerza desde comienzos del nuevo milenio, tanto por los beneficios económicos que representa, como por su positiva incidencia en la preservación del medio ambiente. Por tal razón es muy común comprar contenedores de reciclaje con  los colores que identifican los materiales que se deben colocar en ellos, con lo cual se suman esfuerzos a esta manera de ayudar al planeta.

En el reciclaje se utiliza una codificación especial basada en colores que ayuda a separar por grupos los distintos materiales que se pueden reciclar, por eso se ven contenedores de distintos colores en tantos lugares. Lo importante es usarlos adecuadamente y colocar los residuos y desechos en el recipiente que corresponda.

Los colores que mundialmente se usan para identificar los residuos y desechos en el reciclaje, y que se usan en los contenedores para identificarlos, son:

  • Azul (papel y cartón): en él se deben colocar todo tipo de desechos elaborados en esos materiales, como periódicos, revistas, envases de leche, cajas y folletos publicitarios, entre otros.
  • Amarillo (plásticos y latas): todos los envases fabricados en plástico, como los zumos y envases de alimentación; y las latas, como las usadas en las conservas, refrescos y cervezas, deben depositarse en los contenedores con este color.
  • Verde (vidrio): aquí van todos los envases de vidrio y botellas de bebidas alcohólicas, a las que previamente habría que retirarles las tapas y las etiquetas. No debe colocarse cerámica, ni tampoco cristal, porque no son materiales compatibles para su procesamiento con el vidrio.
  • Rojo (desechos peligrosos): con este color fuerte se identifican los desechos poco habituales, como baterías, aerosoles, productos tecnológicos y aceites.
  • Gris (resto de residuos): en este contenedor se deposita la basura doméstica y el resto de desechos que no encajan con las otras categorías.
  • Naranja (desechos orgánicos): se usa exclusivamente para depositar residuos de materia orgánica. Si no se cuenta con este contenedor en un sitio determinado y es necesario depositar desechos orgánicos, entonces se debe usar el gris.

Comments are closed.