Press "Enter" to skip to content

Las redes sociales y 5 formas seguras de utilizarlas

Durante la última década, las redes sociales han crecido enormemente. La mayoría de nosotros está en alguna forma de medios sociales y casi se hizo imposible vivir sin uno, especialmente durante la pandemia, cuando todo se digitalizó, desde la escuela hasta el trabajo.

Debido a este crecimiento, los riesgos asociados a las redes sociales también han crecido y es importante que sepamos cómo utilizarlas correctamente.

Dicho esto, hoy hablaré de cómo usar las redes sociales de forma responsable y cómo ser precavido y cauteloso.

1. Controla tu tiempo de pantalla

¿Te has sentido alguna vez pegado a tu teléfono cuando te desplazas por Facebook o Instagram?

¿Sientes que el tiempo vuela muy rápido cada vez que utilizas algún tipo de red social?

Parpadeas y ya han pasado 4 horas volando. ¿Qué deberías hacer?

La mejor solución es controlar el tiempo de pantalla. Establece un límite de tiempo en las redes sociales y cúmplelo.

¡Establece unos límites en función de tu horario y procura cumplirlos!

2. No compartas demasiado

Con las redes sociales, parece que el mundo es tu ostra: ¡puedes publicar todo lo que quieras cuando quieras! Es como un blog o un diario online, ¿verdad? No es así.

Las redes sociales no deberían ser como un diario: compartir información en exceso en las redes sociales puede tener el efecto contrario y te hará sentir peor a largo plazo.

Además, odio decir esto, pero algunas cosas pueden ser embarazosas y es mejor que no las publiques en línea.

Esto incluye también los «check in-s» ocasionales o las fotos de las vacaciones publicadas desde un lugar concreto.

La gente no necesita saber dónde estás o si estás fuera de casa.

Sin embargo, si realmente quieres publicar esas fotos de las vacaciones, publícalas después de llegar a casa. Así evitarás posibles hurtos y/o robos.

3. Cuidado con quién entra en tu lista de amigos/seguidores

Esta es una regla básica de las redes sociales que todo el mundo debería conocer: ¡sólo agrega a personas que conoces! Añadir a completos desconocidos es muy peligroso (¡ya sabes, el peligro de los desconocidos!) y arriesgado.

A no ser que la persona tenga suficiente información en su perfil que parezca genuina, hay que tener cuidado.

Es importante saber quiénes forman parte de tu lista de amigos/seguidores, porque estas personas pueden ver lo que haces, quién eres y lo que publicas.

No quieres que la gente sepa cosas de ti mientras tú no sabes nada de ellos, ¿verdad?

La única excepción es si parece que compartís un determinado interés, pero incluso en ese caso, deberías tomarte esta «amistad» con pinzas.

4. No sigas a «influencers» que te hagan pensar mal de ti mismo

Con el crecimiento de las redes sociales, los «influencers» se han convertido en una cosa.

Esto no tiene por qué ser algo malo, a menos que sigas a las personas equivocadas. Así que mi consejo es que si una persona te hace pensar cosas malas de ti mismo en las redes sociales, es mejor que no la sigas.

Te recomiendo que sigas a esas personas que realmente te enseñan algo y te hacen sentir bien contigo mismo.

Por ejemplo, sigue a gente que te enseñe nuevas habilidades, no a gente que se dedique al drama y a la influencia. La vida ya es dramática de por sí, ¿por qué empeorarla?

5. Recuerda que una vez que publicas algo, estará ahí fuera para siempre

Por mucho que suene a miedo, esto es 100% cierto. Una vez que algo se publica en Internet, ¡está ahí para siempre!

Una vez publicado, has perdido el control.

Sé que esto da miedo, pero se puede evitar.

Ten cuidado con lo que publicas y pregúntate si esa publicación será relevante para tu futuro yo.

Sé que parezco una persona mayor, pero Internet y las redes sociales pueden ser lugares oscuros si no se utilizan correctamente.

Comments are closed.