Press "Enter" to skip to content

10 malos hábitos en Internet que podrían poner en riesgo su información personal

Aunque navegar en internet parece sencillo, en realidad existen malos hábitos que pueden llegar a aumentar los riesgos de ser víctima de algún hackeo. Aquí te contaremos cuáles son dichos hábitos para que puedas identificarlos y corregirlos.

1.     Descargar aplicaciones sin verificarlas

Puede que esa aplicación sobre recetas de cocina o perros que cantan parezca muy inocente a primera vista, con un peso ligero y buenas reseñas. Lamentablemente no todo lo que brilla es oro, ya que algunas apps son usadas como una especie de caballo de troya para vulnerar la seguridad de tu dispositivo.

Verificar el origen de la aplicación móvil es muy importante, así como revisar a fondo los términos y condiciones, sobre todo de accesos a datos. Recuerda que las aplicaciones más seguras son las que están reguladas y se encuentran en tiendas de apps oficiales.

2.     No actualizar tu sistema operativo

Para navegar en internet debes de contar con un sistema operativo actualizado, ya que esto garantizará que tu ordenador o móvil tengan las últimas actualizaciones en seguridad. Y es que muchas actualizaciones incluyen parches que evitan la fuga de datos o refuerzan ciertas áreas contra nuevas amenazas.

Un sistema operativo que no ha sido actualizado no contará con dichos parches por lo que habrá más brechas por las cuales un hacker pueda colarse. Si bien las actualizaciones suelen robarnos un poco de espacio, en realidad sus beneficios son mayores por lo que sí o sí debes actualizarte.

3.      Contraseñas para tus dispositivos

Aunque esta amenaza no proviene directamente de la web, sí que debes de tomarla en cuenta pues un error muy común es ser confiado y dejar tu computadora o teléfono sin contraseña.  Tener una contraseña es fundamental si no quieres ser parte de las estadísticas sobre hackeos.

Colocar una contraseña de acceso es muy fácil y algunos dispositivos como los móviles incorporan sistemas de datos biométricos para hacer más rápido el acceso. Tener tu huella digital como llave de acceso, un PIN o reconocimiento facial es fundamental para mantener todo en orden.

4.     La curiosidad mató al gato

Supongamos que te llega un mail un tanto “extraño” sobre la urgencia de revisar tu actividad bancaria. A leguas, el mail se notaría que es falso, pero por curioso decides revisarlo y terminas dando clic a un enlace o descargando un archivo por error. Eso haría que tu seguridad esté en riesgo.

Y es que el ser muy curioso puede llevarte a situaciones poco favorecedoras para la protección de tus datos e información. En internet hay tantas amenazas que muchos expertos recomiendan ser muy cauteloso con tu comportamiento y con tu curiosidad.

5.     No leer los términos y condiciones

Otro error muy común en los usuarios de internet, y que puede poner en gran riesgo tu información, es no leer los términos y condiciones. Siendo honestos, pocas son las personas que se toman la calma necesaria para leer a fondo dichos avisos.

Podrían estar poniendo clausulas en las que entregamos nuestra alma y nosotros ni nos daríamos cuenta porque simplemente no leemos. Si bien muchas veces tenemos que aceptar dichos términos, al menos podríamos estar enterados de cuál es la información a la que podrán acceder las personas al registrarnos en dicha plataforma.

6.     Ingresar en páginas usando nuestras cuentas de redes sociales

Aunque es muy fácil hacerlo y nos ahorra mucho tiempo, el iniciar sesión en páginas o plataformas usando nuestras cuentas de redes sociales no es tan buena idea. En primer lugar, está el riesgo de que nuestra información se filtre como pasó con el escándalo de filtración de datos de Facebook.

En segundo lugar, está el riesgo de que nuestro Facebook puede ser hackeado lo cual le daría acceso a los hackers a todos los lugares donde hemos iniciado sesión con la red social. Es decir, si entran a nuestra cuenta también entran a todos los lugares donde la usamos como acceso.

7.     Crear una cuenta en cualquier sitio web

Si bien puede parecer muy fácil y sencillo registrarse en cualquier Newsletter o página web, en realidad esto no es tan recomendable. De acuerdo con expertos, esta es una de las formas más comunes de entregar nuestros datos personales.

Lo recomendable es registrarte únicamente en aquellas plataformas que de verdad piensas utilizar. Esto te ayudará a gestionar mejor tu información personal, así como a tener el control de la información que recibes cada día, por ejemplo, en tu mail.

8.     Cuidado con los datos que ingresas en línea

Nuevamente regresamos a otro de los errores más comunes de las personas, ya que muchas suelen ingresar sus datos sin pensar en el alcance que estos puedan tener. Lo más común es colocar nuestra ubicación en redes sociales, por ejemplo.

Además, colocar información delicada como teléfono o dirección de tu domicilio puede aumentar los riesgos de sufrir algún ciberdelito. En general, bastará con colocar el usuario, mail y contraseña en muchos sitios, por lo que añadas extra debe de ser muy bien pensado. Nada de poner datos personales sin un aviso de protección de por medio.

9.     No tener un antivirus adecuado

Un antivirus puede ser nuestro mejor aliado a la hora de protegernos contra las amenazas de internet. Esto debido a que dichos programas poseen escudos que detienen tanto a hackers como a programas maliciosos e incluso ofrecen protección en tiempo real.

Elegir un antivirus no es tan difícil, existen muchas opciones para encontrar el perfecto como las reseñas o las listas con los 10 mejores programas antivirus de 2020. Además, hay para todos los precios e incluso antivirus para dispositivos móviles, por lo que esta área está más que cubierta.

10. Usar redes de Wifi públicas

Por último, tenemos a uno de los errores más comunes, pero también más dañinos. Y es que las personas piensan que, por ser una red de Wifi pública, muchas veces es muy fácil y seguro utilizarla cuando en realidad esto no es así.

Las redes abiertas no tienen ningún tipo de contraseña de protección lo que hace que cualquiera pueda acceder a ellas. Así es, incluso hackers pueden colarse para usarlas como medio para acceder a la información de otras personas.

Comments are closed.