Press "Enter" to skip to content

Lo que toda pequeña empresa debería hacer para reducir los costes de calefacción

Ser propietario de una oficina no es barato, sobre todo si es lo suficientemente grande como para seguir el ritmo de un negocio en crecimiento. Cuando las facturas de los servicios públicos llaman a la puerta, puede ser una sorpresa bastante desagradable. Esto es especialmente cierto para la factura de la calefacción después de un largo invierno.

Si tienes una pequeña empresa, sabes lo importante que es cada céntimo. He aquí algunas formas de ahorrar dinero y reducir sus facturas en unos pocos y sencillos pasos.

Encuentre el sistema de calefacción más adecuado para su oficina

El tipo de dispositivo de calefacción que utilice puede ser crucial para el gasto que supone mantener calientes a sus empleados. Asegúrese de que el tamaño y el tipo de calefactor se adaptan al tamaño de su oficina.

Tanto la falta de calefacción como el sobrecalentamiento pueden repercutir en la cantidad que tendrá que pagar a final de mes. Este es un paso que la gente suele pasar por alto, pero es el primer paso para reducir su factura de calefacción.

Compruebe si hay corrientes de aire

Si su oficina no ha sido renovada en algún tiempo, es probable que haya huecos por los que se escape el calor de su oficina. Cuando alquilas un espacio de oficina, puede haber problemas ocultos que pueden repercutir significativamente en el importe que tienes que pagar.

El aire frío suele colarse por las ventanas y puertas, y a veces incluso por grietas imperceptibles en la pared. No tengas miedo de invertir en arreglar esos problemas porque a la larga te compensará diez veces más.

Aísla tu oficina

Si no encuentras ningún problema visible, pero las facturas de la calefacción son cada vez más altas, lo más probable es que tu oficina no esté bien aislada. Un mal aislamiento es el responsable del mayor porcentaje de pérdida de energía. Puede ser un proceso complicado de rectificar, dependiendo de la ubicación de su oficina.

Cuando tenga tiempo y dinero, contrate a alguien para que aísle su espacio. Notarás la diferencia al instante, tanto en tu piel como en el tamaño de tus facturas de calefacción.

Vigila tu termostato

Con un termostato de calidad, puedes dejar de lado los problemas de calefacción. Sólo tienes que programarlo y él hará todo el trabajo por ti.

Dicho esto, algunos expertos recomiendan ajustar un poco el termostato. Uno de los consejos más comunes que escuchará es que debe ajustar la temperatura un grado menos que la temperatura actual de la habitación. La diferencia será imperceptible, pero ahorrarás dinero en tu factura al instante.

Limpie su equipo de calefacción regularmente

A veces la razón por la que sus facturas parecen más altas mientras el rendimiento de su calefacción parece menor, es que el polvo y la suciedad están impidiendo que funcione correctamente. Su aparato intentará alcanzar la temperatura deseada, pero necesitará el doble de la energía habitual. La limpieza del polvo y la suciedad debe hacerse al menos una vez cada pocos meses.

El mantenimiento es clave

Si mantiene su equipo de calefacción en perfecto estado, evitará muchos de los gastos adicionales causados por las grandes pérdidas de energía. Si trabaja en un espacio grande, la cantidad de dinero y energía desperdiciada podría triplicar sus facturas de calefacción. Pagar una cuota de mantenimiento cada pocos meses será una fracción de los costes asociados a sistemas de calefacción mal mantenidos e ineficientes.

Considere la posibilidad de permitir el trabajo a distancia

Durante los duros días de invierno, merece la pena dejar que algunos empleados trabajen desde casa. No tendrá que calentar toda la oficina, y probablemente el personal estará más cómodo y motivado para trabajar. Sin embargo, cuando estés fuera de la oficina, no apagues la calefacción por completo. Si lo haces, las tuberías podrían congelarse, lo que te causará más perjuicios que beneficios.

Estas medidas pueden parecer pequeñas e insignificantes, pero te sorprenderá la diferencia que pueden suponer. Su oficina será más cálida y confortable, y su cartera estará más llena. ¿Por qué malgastar el dinero en elevadas facturas de calefacción cuando puede conservarlo e invertir el dinero que ha ahorrado en otras empresas?

Comments are closed.