Press "Enter" to skip to content

7 ideas para aumentar la productividad en tu oficina

Puede ser difícil aumentar la productividad en tu oficina, ya que una oficina puede ser un caos, un espacio ruidoso e incómodo donde nadie quiere ir a trabajar. Pero también puede ser un lugar agradable, en el que fluyan el buen ambiente y las ideas, en el que se trabaje con alegría y en el que de vez en cuando venga Papá Noel montado en un unicornio repartiendo cajas de galletas y muchos caramelos.

El antiguo concepto de oficina, lugares estáticos y algo asfixiantes, ha cambiado para crear espacios en los que se está un poco más dispuesto a trabajar. Además, las empresas saben que un buen ambiente es algo positivo, y se esfuerzan por fomentarlo. Pero para conseguir todo esto hay que ponerse manos a la obra.

-La luz natural es mucho mejor

Todo el mundo lo sabe. La luz natural en el lugar de trabajo favorece la salud en general, mejora las defensas, el estado de ánimo e incluso reduce la somnolencia.

¿Conoces esa sensación de ir a trabajar de noche y volver a casa también de noche, sin haber visto la luz del día? ¡Entonces sabrá que es bastante deprimente! Hay pocas cosas que arruinen más el estado de ánimo que la perspectiva de pasar todo el día trabajando bajo la luz artificial, así que, si depende de ti, intenta que tu gente disfrute de la luz del sol.

-Cuidar lo básico y también los pequeños detalles

Además de la luz, hay muchos aspectos que vigilar en una oficina. ¿Hay demasiado ruido? No es agradable. ¿Hace mucho frío en invierno y te asas en verano? ¡Eso es aún peor! ¿Es tu oficina tan siniestra que te ha parecido ver a algún vampiro paseando por ella? No, ¡comprar ajos no es la solución!

Los lugares de trabajo deben ser agradables, cómodos y, por supuesto, saludables. Esos son los aspectos básicos que no debes olvidar.

Pero además de eso, puedes obtener un extra cuidando algunos detalles. Una cantidad razonable de plantas o una decoración agradable pueden mejorar el ambiente para que tengas más ganas de trabajar. Cuida esos detalles, ¡no es tanto trabajo!

-Crear espacios de descanso

Seguro que conoces las sedes de algunas empresas famosas (Google, por ejemplo) y te han sorprendido las zonas que dedican al ocio. Vale, es posible que tu empresa no tenga los mismos recursos que los de Google, pero ¿has pensado alguna vez en cómo mejorarían las cosas creando un espacio, por ejemplo, de relax que contenga una cafetera, un microondas, una pequeña nevera o, en definitiva, elementos que proporcionen unos momentos de descanso?

Este tipo de espacios no sólo permiten despejar la cabeza del trabajo, sino que favorecen las relaciones entre los compañeros y el intercambio de ideas, por lo que aportan múltiples efectos positivos.

-Crear espacios heterogéneos

El trabajo no es siempre igual. A veces es necesario un espacio abierto en el que compartir ideas, pero otras veces te vendrá bien tener un lugar tranquilo, donde nadie te moleste. Incluso, en otras ocasiones, necesitarás un espacio mayor, en el que poder celebrar reuniones.

Por todo ello, será bueno que tengas diferentes ambientes en tu lugar de trabajo. Salas más pequeñas y tranquilas en las que incluso puedas concentrarte más a la hora de trabajar, espacios en los que puedas atender a los clientes, salas de reuniones… Piensa bien en las necesidades presentes y futuras y tenlas en cuenta. La funcionalidad y la productividad mejorarán.

-Haz que tu oficina tenga personalidad propia

¿Estás haciendo las cosas bien, pero crees que todo es demasiado neutro? Puede que necesites un poco más de personalidad.

Las obras de arte y los elementos corporativos pueden ayudar a aumentar la productividad y a crear la imagen de la marca. Algunos estudios afirman que la presencia de obras de arte es inspiradora y aumenta la creatividad, por lo que puede ser una buena idea tenerlas en tu espacio de trabajo. Por otro lado, algunos elementos corporativos, como cuadros, agendas, carteles, etc. pueden promover la cultura de la empresa y recordar la idea de que todos tenéis un objetivo común.

No es necesario comprar uno de los cuadros de Picasso, ni grabar el logotipo de la marca hasta en las cucharillas, pero algunos pequeños detalles pueden ser agradables y positivos.

-Utilizar la tecnología

La tecnología existe para facilitarte las cosas y puede suponer un gran impulso a la productividad en el entorno laboral.

La tecnología que necesite su oficina dependerá de las actividades que realice, por eso le corresponde a usted averiguar qué es lo que más le puede ayudar. Por supuesto, cuando lo hagas, no pienses sólo en los costes, ¡piensa también en los beneficios que te aportará!

-Permitir más flexibilidad

La flexibilidad laboral o el teletrabajo son medidas que pueden aumentar la productividad por sí mismas, pero también proporcionarán otros efectos beneficiosos no menos importantes.

Por ejemplo, mejorarán la conciliación de la vida laboral con la familiar, que puede ser muy importante para muchos trabajadores. Además, al permitir trabajar con menos presión (la rigidez horaria, por ejemplo, puede ser bastante estresante) el ambiente y el rendimiento serán mejores.

Comments are closed.