Press "Enter" to skip to content

5 consejos para el éxito de la formación de los empleados de la pequeña empresa

Unos empleados bien formados son esenciales para cualquier negocio. Cuando los empleados tienen toda la formación, las habilidades y los conocimientos que necesitan, su empresa funcionará mejor. Los empleados pueden realizar su trabajo con mayor competencia. Pueden atender mejor a sus clientes. Y, con suerte, habrá menos errores y accidentes en su empresa.

Para formar con éxito a sus empleados, necesita un programa de formación eficaz.

¿Está listo para empezar o mejorar la formación de sus empleados en su pequeña empresa? Utilice los siguientes consejos para crear un programa de formación y asegurarse de que los empleados obtienen los conocimientos que necesitan.

1. Crear un plan

Antes de hacer un programa de formación para empleados, debe determinar primero qué quiere que aprendan los empleados. De lo contrario, podría hacer perder el tiempo a todos con información inútil y formación desestructurada.

Comience por escribir todo lo que sus empleados deben saber. ¿Qué conocimientos y habilidades deben tener para realizar con éxito su trabajo?

Estructure el programa de formación de manera que comience con la información más sencilla y básica. A continuación, diríjase a una formación más avanzada. Las habilidades y los conocimientos deben basarse en la formación anterior.

También es importante identificar las lagunas de formación. Si los empleados carecen de conocimientos en un área, la formación puede pasarles por encima. Por ejemplo, un empleado podría no entender cómo utilizar su software de punto de venta si carece de conocimientos básicos de manejo de ordenadores.

2. Organice sesiones de formación periódicas

Debería organizar regularmente sesiones de formación para sus empleados. La formación frecuente puede ayudar a mantener las habilidades y los conocimientos. Las sesiones periódicas son también una buena manera de enseñar habilidades más avanzadas y notificar a los empleados de cualquier cambio.

Puede celebrar reuniones periódicas con todo el personal. Pueden reunirse todos en una sala grande de su empresa y hacer una comida de bolsa marrón, o reunirse en un comedor privado de un restaurante.

Aunque es beneficioso, una reunión de todo el personal puede interrumpir las operaciones del negocio o incluso ser inviable debido a los múltiples turnos de los empleados. En lugar de reunir a todos a la vez, puede reunirse por turnos, departamentos o incluso enviar la formación por correo electrónico. O bien, puede publicar un aviso y una lista de comprobación de la formación que los empleados deben completar durante su siguiente turno.

3. Utilice a los empleados como formadores

Aunque usted sea el propietario de la empresa, es posible que no conozca los detalles de cada trabajo de los empleados. Por eso, los empleados altamente cualificados pueden ser sus mejores formadores.

Probablemente puedas saber qué empleados son los más competentes en su trabajo. Son los que completan sus tareas a tiempo y con precisión. Pueden ser directivos. O, en organizaciones planas, pueden ser simplemente empleados de gran confianza.

Pida a estos empleados que transmitan sus habilidades y conocimientos a otros empleados. Pueden formar a nuevos empleados o impartir cursos de formación continua. Puede darles información estándar para que la enseñen, o dejarles que creen ellos mismos los materiales de formación.

Puede incentivar a los empleados para que formen a sus compañeros de trabajo. Por ejemplo, puede recompensarles económicamente con un aumento de sueldo o una prima.

4. Formación cruzada de los trabajadores

Puede enseñar a sus empleados a realizar otros trabajos dentro de su empresa. Por ejemplo, puede enseñar a un cajero a reponer los artículos de la tienda.

La formación cruzada puede ayudar a los empleados a realizar mejor sus trabajos principales. Pueden adquirir habilidades que pueden aplicar a sus tareas. Además, pueden saber mejor qué esperar de sus compañeros de trabajo en otros puestos.

La formación cruzada también puede beneficiar a su empresa si tiene una escasez de personal. Por ejemplo, un empleado está enfermo, pero sus tareas deben completarse ese día. Un empleado con formación cruzada en ese puesto puede sustituir al empleado enfermo.

5. Establezca objetivos de formación

Debe determinar si su programa de formación está funcionando. Para ello, establezca objetivos y controle si se están cumpliendo o no.

En primer lugar, determine qué quiere que aprendan sus empleados. Puede establecer un objetivo simple o complejo. Por ejemplo, su objetivo puede ser que todos los empleados lean las instrucciones de formación de un equipo. O puede establecer un objetivo para que los empleados utilicen el equipo sin supervisión en las dos semanas siguientes a la lectura de las instrucciones.

Al establecer los objetivos, piense en quién quiere que los alcance. Puede establecer objetivos para toda la empresa, para un departamento o para individuos.

Comments are closed.