Press "Enter" to skip to content

Silla de ruedas: tipos, materiales y cómo escoger la más adecuada

La silla de ruedas ha demostrado ser un equipo ideal para ayudar a esas personas en situación de inmovilidad física, ya sea parcial o completa. Con ella, la persona puede moverse cómodamente y trasladarse allá donde necesite, ya sea impulsando la silla manualmente o controlando la misma mediante un joystick.

Uno de los elementos que se incluye en las denominadas “ayudas técnicas” más utilizadas desde hace muchos años es la silla de ruedas, siendo uno de los complementos más útiles para las personas que por alguna condición o patología se ven imposibilitadas para caminar, de manera que con el uso de la silla de ruedas pueden hacerlo de una manera relativamente cómoda.

Como su nombre indica, el equipo es una silla especial que cuenta con tres o cuatro ruedas adaptadas, de modo que la persona puede movilizarse sin tener que utilizar sus piernas, al poder impulsarse de manera manual o eléctrica, dependiendo del modelo adquirido.

Esta silla resulta ser una salvación para las personas que sufren limitaciones fisiológicas, físicas o provocadas por alguna enfermedad. La silla de ruedas les permite moverse libremente, ayudando para que sean un poco más independientes y no tengan que depender tanto de sus cuidadores.

La gran eficacia de este artículo ha generado una gran demanda, son muchas las personas que tienen problemas de movilidad, y terminan por necesitar las sillas de ruedas para poder llevar su vida con normalidad. Además, en el ámbito médico, se usan para trasladar a los enfermos durante los desplazamientos y las emergencias.

Hoy en día se puede encontrar una buena silla de ruedas baratas en el mercado con mucha facilidad, pues existen muchos fabricantes que ofrecen este tipo de producto a precios bastante razonables.

Es posible encontrarla a un precio asequible

Las sillas de ruedas tienen una historia bastante larga, pues los primeros registros de este tipo de equipos datan del siglo VI a.C., en China. Comúnmente se utilizaban para transportar personas inmovilizadas, pero también cumplían la función para mover objetos pesados.

La primera silla de ruedas moderna fue creada en España, durante el 1595, especialmente para el rey Felipe II. Asimismo, la primera silla de ruedas patentada se dio en 1869.

Con el paso de los años el invento evolucionó mucho, y hoy en día se puede encontrar una gran variedad de modelos en el mercado. Es posible encontrar una buena silla de ruedas precio asequible, pues la demanda ha hecho que las marcas se vuelvan más competitivas, bajando los costes para generar más ventas.

Y es que en la actualidad hay muchos tipos de sillas de ruedas para todos los gustos y necesidades. Destacan las sillas de ruedas tradicionales, o manuales, que son impulsadas por el propio usuario, de manera que solo tiene que empujar las ruedas traseras para dar movimiento al equipo.

Son fabricadas con materiales ultraligeros, con el propósito de que moverla no requiera mucho esfuerzo. La materia prima más común suelen ser el aluminio y el titanio, que además de ser ligeros, son muy duraderos.

Tipos de sillas de ruedas

Existen modelos de silla de ruedas plegables, además de las que son rígidas. El primero es el más recomendable, pues al poder doblarse la silla, permite ser transportada de manera mucho más sencilla. De esta forma es posible guardarla en el maletero del coche durante los traslados o en algún sitio en el hogar sin que ocupe mucho espacio.

Otro tipo de silla de ruedas es el eléctrico, siendo una variante mucho más moderna y novedosa. Se impulsa mediante un motor eléctrico, y se puede accionar fácilmente mediante un joystick direccional. Además, posee un panel de control para configurar velocidad, posición del respaldo y del asiento, entre otros aspectos que pueden variar dependiendo del modelo.

La silla de ruedas que se quiera seleccionar dependerá del tipo de problema que sufra el paciente. Lo ideal es conocer a fondo su patología, para así poder seleccionar un modelo que se adapte a sus necesidades. De este modo será posible asegurar que la silla, más que estorbar, beneficiará significativamente a la persona, ayudando con la tan ansiada movilidad independiente.

Comments are closed.