Press "Enter" to skip to content

Señales de advertencia de cáncer cervical que no debes ignorar

El cáncer cervical solía ser la causa número uno de muerte de las mujeres, hasta que el Dr. George Papanicolaou introdujo la prueba de Papanicolaou en la década de 1940. Esta simple prueba, que recoge células del cuello del útero y las analiza bajo el microscopio, ha logrado reducir la tasa de mortalidad por cáncer de cuello de útero en más de un 50 por ciento.

La buena noticia es que los exámenes regulares y los cuidados de seguimiento pueden prevenir la mayoría de las muertes por cáncer de cuello uterino. Aún mejor, puede hacerse la prueba sin costo alguno para usted.

Diágnostico

Debido a que normalmente las células normales del cuello uterino tardan varios años en convertirse en células cancerosas, es imperativo hacerse pruebas regulares, ya sea con una prueba de Papanicolau o una prueba de VPH (o ambas).

El cáncer cervical se produce más comúnmente en la mediana edad. Sin embargo, muchas mujeres mayores no se dan cuenta de que el riesgo sigue existiendo a medida que envejecen. De hecho, más del 15 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino se dan en mujeres mayores de 65 años.

Prevención

El virus del papiloma humano (VPH), que se propaga por contacto sexual, causa el cáncer de cuello uterino. Afortunadamente, el cuerpo de la mayoría de las mujeres puede combatir la infección del VPH antes de que provoque cáncer. Pero el riesgo de cáncer de cuello uterino aumenta si fumas, has tenido muchos hijos, usas píldoras anticonceptivas durante un período prolongado o tienes el VIH.

Las niñas y las mujeres jóvenes deben considerar la posibilidad de recibir la vacuna contra el VPH (que se administra en una serie de tres vacunas), que puede proteger contra varios tipos de virus, incluidos algunos que causan cáncer.

 La vacuna sólo es efectiva antes de que se contraiga una infección, por lo que los expertos recomiendan que las niñas y los niños se vacunen antes de iniciar la actividad sexual. Los expertos aconsejan comenzar las vacunas a los 11 o 12 años de edad, aunque puede comenzar más temprano o administrarse más tarde. Para obtener información completa sobre la vacuna, haga clic aquí.

Aunque te hayas vacunado, debes continuar con las pruebas de detección del cáncer de cuello de útero, ya que la vacuna no protege contra todas las cepas cancerígenas del VPH.

Lo que es igualmente importante es que esté atenta a los signos de advertencia del cáncer cervical, que pueden no causar ningún síntoma al principio (cuando son precánceres o cánceres tempranos), pero más tarde pueden afectarle con dolor pélvico o hemorragia vaginal.

Signos de Cáncer Cervical

Estos son los signos de cáncer de cuello uterino:

    Sangrado después de las relaciones sexuales

    Sangrado después de la menopausia

    Sangrado entre períodos

    Sangrado después de la ducha vaginal

    Sangrado después de un examen pélvico

    Tener periodos menstruales más intensos de lo normal o que duren más de lo normal

    Flujo vaginal inusual

    Dolor durante el sexo

    Dolor pélvico

Por supuesto, sólo porque tengas alguno de estos síntomas no significa necesariamente que tengas cáncer de cuello uterino. Los síntomas podrían ser causados por otras condiciones, como una infección. Pero es prudente programar una cita con su profesional de la salud para que la examine y, si es apropiado, la trate.

Comments are closed.