Press "Enter" to skip to content

Reconocer y manejar el estrés

El estrés forma parte de la vida de casi todo el mundo. A veces no es fácil reconocer el estrés porque estamos atrapados en el flujo de la vida. Las cosas que te causan estrés en la vida se llaman factores estresantes.

A menudo, los factores estresantes son cosas que no puedes controlar. Pueden ser acontecimientos (como la pérdida de un trabajo) o condiciones de la vida (como no llevarse bien con un miembro de la familia). Tus respuestas a estos factores estresantes son tus reacciones al estrés. Estas reacciones son diferentes para cada persona. Por ejemplo, si odias tu trabajo, perderlo puede hacerte sentir libre. Para otra persona, perder el trabajo puede ser terrible.

Aunque el estrés ocurre primero en la mente, tiene fuertes efectos en el cuerpo. El estrés puede dañar la salud del corazón. Un estrés intenso y repentino aumenta el riesgo a corto plazo de sufrir un ataque al corazón. El exceso de estrés durante mucho tiempo (de meses a años) se denomina estrés crónico. También puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria.

Reconocer sus reacciones al estrés

Cada persona tiene sus propias reacciones al estrés. Piense por un momento en los momentos en que está estresado o molesto. ¿Qué le ocurre?

Los pensamientos:

    ¿Te cuesta concentrarte?

    ¿Sus pensamientos se aceleran o se paralizan?

    ¿Empieza a pensar «lo peor»?

    ¿Es más probable que te veas a ti mismo, a tu futuro o a otras personas de forma negativa?

Emociones:

    ¿El estrés te lleva a tener sentimientos de ira, ansiedad o tristeza?

Cuerpo:

    ¿Cómo te sientes físicamente?

    ¿Qué ocurre con tu respiración?

    ¿Están tus músculos más tensos?

    ¿Te produce dolor en alguna parte, como dolor de cabeza, de espalda o de mandíbula?

    ¿Qué ocurre con tus patrones de sueño?

    ¿Cómo se siente su estómago?

    ¿Suda, tiene la boca seca, diarrea o estreñimiento?

    ¿Qué ocurre con su ritmo cardíaco?

    Si te midieras la tensión arterial, ¿qué verías?

Comportamiento y acciones:

    ¿Cómo cambian tus hábitos y comportamientos?

    ¿Comes más o tomas más comida basura y bebidas azucaradas?

    ¿Dejas de hacer ejercicio? ¿Empieza a fumar? ¿Bebes más alcohol, consumes medicamentos con o sin receta?

    ¿Se pone nervioso o es reservado?

    ¿Hay algo más que notes?

Todas estas señales apuntan a algo real que puedes sentir: tu mente y tu cuerpo están conectados. El estrés se produce primero en la mente, pero tiene efectos en todo el cuerpo, incluidos, por supuesto, el corazón y el sistema circulatorio.

¿Cómo puedo controlar el estrés?

Puede ser posible cambiar o eliminar el factor estresante; por ejemplo, puede cambiar su trabajo, su horario, evitar a las personas difíciles o las situaciones desagradables.

Pero en muchos casos no es posible eliminar el factor estresante. En esta situación, tienes que cambiar tu reacción al estrés. Aquí tienes algunas estrategias que te ayudarán:

    Respuestas mentales: No puedes controlar todos los aspectos de tu vida, pero puedes controlar tu respuesta al estrés y mantener una actitud positiva. Identifica tus «hábitos de pensamiento» que pueden empeorar el estrés (la mayoría de nosotros tenemos al menos uno). He aquí algunos ejemplos:

        Decidir de inmediato que va a ser muy malo, sin ni siquiera mirar de cerca los hechos

        Mirar sólo las partes malas y no ver las buenas

        Preocuparse por problemas que realmente no son suyos.

    Respuestas emocionales: Descubre tus reacciones emocionales al estrés y habla de ellas.

    Respuestas físicas: Intenta hacer ejercicios de respiración profunda y de relajación.

    Respuestas conductuales: Decida qué puede cambiar en relación con el factor de estrés; por ejemplo, puede cambiar su trabajo, su horario, evitar a las personas difíciles o las situaciones desagradables. Pasa a la acción y hazlo. Mantenga sus hábitos saludables. Pasa tiempo con tus amigos y tu familia.

Comments are closed.