Press "Enter" to skip to content

Estrés en los niños como pueden los padres ayudarles

El estrés en los niños es una situación que puede presentarse en cualquier circunstancia o etapa de su vida en la que tienen cambios a los que les cuesta adaptarse. El estrés es causado tanto por cambios positivos, pero también por circunstancias donde un cambio afecta su entorno como la mudanza de casa, escuela, muerte de uno de sus padres o enfermedad. No obstante, en la mayoría de los casos este diagnóstico se vincula con cambios negativos como los dos últimos mencionados.

Lo mejor es evaluar los cambios de conducta que te dan señales de que el niño está estresado y como padres puedan ayudarle a superar estas circunstancias para asegurarles una salud física y mental que les permita seguir con su rutina.

El estrés en los niños puede causar múltiples cambios, psicológicos, sociales y físicos, ya que afecta la forma en la que actúan, siente y piensan. Con el crecimiento y desarrollo van a enfrentar cambio propios, pero también externos que igualmente les afecta.

Por ello, es importante que sus padres como adultos o involucren en los impactos que puede tener esos cambios positivos o negativos manejando los hechos con anticipación, siempre y cuando se pueda, ya que en algunos casos, algunos escenarios es inevitable como la muerte o enfermedades inesperadas.

Esas circunstancias no garantizan al pequeño una salud en cuerpo y mente y en cambio puede afectar negativamente en sus sentimientos, que crea en ellos inseguridad y desconfianza cada vez que realizan acciones.

Como se manifiesta el estrés en los niños

Estrés en los niños 1a
El estrés puede ser una respuesta a un cambio negativo en la vida del niño.

Sabiendo algunas de las causas que pueden originar el estrés en los niños, es necesario evaluar esos síntomas que alertan a los padres para ocuparse de sus reacciones:

Los síntomas físicos del estrés en niños incluyen:

  • Pérdida del apetito y los hábitos de alimentación.
  • Pueden manifestar dolores de cabeza
  • Mojar la cama mientras duermen o al estar acostados viendo televisión.
  • Manifestación de pesadillas
  • Cambios en el sueño
  • Dolores estomacales

Aparte de estos síntomas pueden presentar estas señales emocionales o de comportamiento:

  • Ansiedad
  • Imposibilidad para relajarse
  • Miedos que nunca haya manifestado como la oscuridad, a estar solo o a extraños
  • Aferrarse al adulto
  • Rabia, quejas o lloriqueo
  • Imposibilidad para reconocer las emociones
  • Conducta agresiva
  • Retroceso a conductas de etapas antiguas
  • Resistencia a advertir en actividades familiares o escolares

Cómo pueden ayudar los padres

Los padres son los primeros en evaluar estos cambios en sus hijos ante el estrés y de esta forma buscar una forma saludable de combatir estos cambios con estos consejos:

  • Ofrézcale a su hijo un hogar sano, seguro y confiable.
  • La rutina con la familia puede ayudarles, organizar cenas, cine, o paseos ayuda a prevenir o el estrés.
  • Dé ejemplo a sus hijos, con conductas sanas y comportamientos saludables con esto le refuerza de que puede mantener el control de las cosas para evitar el estrés.
  • Escoja programas de televisión que lo ayuden con la conducta, comportamiento y a enfrentar con seguridad el día a día, también es conveniente reforzar la lectura y los juegos didácticos. Algunos programas como juegos violentos, noticieros y series de terror deben evitarse.
  • Dele a su hijo información anticipada sobre; mudanzas, cambios de colegio, cambios de trabajo, tratamientos médicos con consecuencias como las hemodiálisis, quimioterapias y otras.
  • Dele espacio a su hijo y también aprenda a escucharlo ante de juzgarlo así usted este seguro de que esta en un error. No podrá comprenderle sino le da la oportunidad de justificar algunas conductas.
  • Fortalezca la autoestima en el niño, usando estimulación y afecto.
  • Estimule su participación al deporte, música o cultura.
  • Si no puede con el estrés en el niño busque ayuda o asesoría profesional.

Comments are closed.