Press "Enter" to skip to content

Estas señales indican que no te estás lavando la cara tan bien como crees

¿Cuál crees que es el paso más importante en tu rutina de belleza? Lavarse la cara. Elimina todo el exceso de grasa, suciedad y mugre de tu rostro y ayuda a preparar tu piel para el resto de tu rutina de cuidado de la piel.

Pero, estamos aquí para decirte que a veces, tu rutina de lavado y desmaquillado puede no funcionar tan bien como crees. Hay algunas cosas que debes saber y que hemos enumerado a continuación para ti.

– Todavía quedan restos de maquillaje después de lavarte la cara:

Si después de la limpieza te pasas un tónico por la cara y ves restos de base de maquillaje en el disco de algodón, significa que no te has limpiado la cara lo suficiente. Tienes que utilizar un agua micelar a base de agua o de aceite, según tu tipo de piel, para eliminar el maquillaje. También puedes hacer una doble limpieza con un bálsamo limpiador y luego con un limpiador suave para asegurarte de eliminar todos los productos.

– Tu piel es demasiado grasa o demasiado seca:

Si tienes la piel seca y utilizas un limpiador que elimine todo el sebo, acabarás irritando tu piel. Del mismo modo, si utilizas un limpiador hidratante en una piel grasa, ésta se volverá más grasa. El limpiador adecuado eliminará el exceso de grasa y mantendrá la hidratación intacta. Por lo tanto, elige un limpiador que trate directamente los problemas de tu piel, de la forma correcta.

– Tu piel se siente congestionada:

La acumulación de células de la piel en tu pecado puede causar mucha sequedad y falta de brillo. Esto se debe a que las células de la piel son desiguales y no reflejan la luz tan bien como una superficie clara. Puedes utilizar un lavado de cara exfoliante que te ayude a acelerar la renovación celular.

– Tus productos de cuidado de la piel y de maquillaje se acumulan:

Si el producto que te has aplicado se desprende en lugar de absorberse, puede ser porque no has limpiado tu piel lo suficiente. Cuando te saltas una rutina de limpieza completa, dejas una capa invisible de película que crea una barrera e impide que tus productos se filtren en sus mejores condiciones.

– Tu piel parece más propensa a la irritación y a las erupciones que antes:

Cuando te lavas la cara demasiado poco, puede causar muchos problemas. Pero, lavarse la cara en exceso también puede ser igual de problemático. Cuando la barrera cutánea se ve comprometida, los productos que se asientan sobre la piel pueden acabar provocando alergias o sarpullidos. Por ello, es muy importante averiguar la forma correcta de limpiar tu rostro.

Comments are closed.