Press "Enter" to skip to content

Consejos de decoración para el bricolaje

Los profesionales saben cómo resaltar los puntos fuertes de tu casa, ocultar sus defectos y hacerla atractiva para casi todo el mundo. Estos son nuestros consejos para renovar las habitaciones de tu casa sin que se te escape el presupuesto.

1. Establece el tono en la puerta de entrada

Si quieres que tu casa cause una gran primera impresión, pinta la puerta principal con un tono divertido y brillante. El rojo es un color de la suerte en muchas culturas. Una puerta roja significaba «bienvenida» a los viajeros cansados en la América primitiva, y en las iglesias representa un refugio seguro.

Otras dos tonalidades que están ganando adeptos son el naranja y el amarillo. Ambos colores se asocian con la alegría y la calidez. Una cosa que debería desaparecer: una puerta mosquitera anticuada. Deshazte de ella o sustitúyela por una contrapuerta con cristal completo que puedas cambiar por un panel mosquitero.

2. Pinte las paredes con colores claros y neutros

Limítate a colores como el beige o el gris, especialmente en la primera planta, donde la fluidez es importante. Hay que minimizar las transiciones discordantes. Las paredes neutras le dan la mayor flexibilidad de decoración, permitiéndole cambiar fácilmente sus accesorios.

Y si tienes dos habitaciones pequeñas contiguas, pintarlas del mismo color neutro ayuda a que se sientan más grandes. Mira una tira de pintura y sube o baja un tono o dos para conseguir una sutil variación de una habitación a otra.

3. La zona de estar: Asegúrate de que tu sofá hable con tus sillas

Piense en el vestíbulo de un buen hotel: Los muebles están dispuestos en grupos que invitan a la conversación. Cuando coloques los muebles en tu salón, busca una sensación similar de equilibrio e intimidad.

Lo ideal es una zona de conversación en forma de U, con un sofá y dos sillas enfrentadas en cada extremo de la mesa de centro, o en forma de H, con un sofá justo enfrente de dos sillas y una mesa de centro en el centro.

Un error común que hay que evitar: Empujar todos los muebles contra las paredes. La gente lo hace porque cree que hará que su habitación parezca más grande, pero en realidad, alejar los muebles de las paredes hace que la habitación parezca más grande.

4. Deja que el sol brille en tu cocina

Cuando se trata de cortinas pesadas y anticuadas, es mejor un banco de ventanas desnudo que uno feo. Lo ideal es que las cortinas sean funcionales y elegantes: Piensa en visillos emparejados con paneles de longitud completa.

Si tu habitación recibe mucho sol, opta por colores claros que no destiñan. Las telas ligeras más recomendadas para los paneles son el algodón, el lino y las mezclas de seda porque tienden a colgar bien.

5. Cuelgue al menos un espejo en cada habitación

Los espejos pueden hacer que un espacio parezca más luminoso porque hacen rebotar la luz por la habitación. Pero colocar uno en el lugar equivocado puede ser casi tan malo como no tener ninguno.

Coloca los espejos en las paredes perpendiculares a las ventanas, no directamente frente a ellas. Colocar un espejo justo enfrente de una ventana puede hacer que la luz vuelva a salir por ella.

6. Adapte las obras de arte a su pared

Hay pocas cosas que parezcan más ridículas que colgar pequeñas obras de arte demasiado altas en la pared. El centro de un cuadro debe colgar a la altura de los ojos. Si una persona es baja y la otra alta, haz una media de sus alturas.

También hay que tener en cuenta la escala; si la pared es grande, pon una pieza de gran tamaño o agrupa las piezas más pequeñas al estilo de una galería. En este último caso, no separes demasiado los cuadros; lo mejor es que haya entre 5 y 10 centímetros de distancia entre ellos.

Comments are closed.