Press "Enter" to skip to content

Cómo mantener hábitos alimentarios saludables durante el encierro

Dado que la pandemia de coronavirus hace que nuestros cerebros anhelen esos alimentos «traviesos» para sentirse bien (y el vino), puede ser difícil resistir la tentación y mantener hábitos alimentarios saludables. Entonces, ¿qué podemos hacer para dar a nuestros cuerpos y mentes las cosas que necesitan, en lugar de las cosas que nuestro cerebro nos dice que queremos? Aquí, averiguamos más …

El aburrimiento, la ansiedad y demasiadas oportunidades para abrir la nevera y los armarios de la cocina han resultado, para muchos de nosotros, en un caos dietético por coronavirus. Y eso es antes de que comencemos con nuestros hábitos de bebida: las ventas de alcohol aumentaron un 22% en marzo, en comparación con un aumento del 20,6% en las ventas de comestibles.

Mucha gente está luchando con su alimentación en este momento, y probablemente de formas diferentes a las que están acostumbradas. Ciertamente, hay una gran cantidad de investigaciones que sugieren que cuando las personas se encuentran en una situación de crisis, una de las primeras cosas que cambiará es su comportamiento alimentario.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto y cómo podemos tener cierto control sobre lo que consumimos?

1. Controle la alimentación emocional

El aburrimiento, una forma de comer emocional, es uno de los principales desencadenantes de los bocadillos. Pero tenga en cuenta el aumento de la ansiedad y el acceso sin restricciones a la cocina, e incluso las personas que se ven a sí mismas como autodisciplinadas pueden encontrar que están luchando.

Cuando surgen los antojos, debe preguntarse si ceder a la tentación lo hará sentir mejor a largo plazo. Pregúntese: ¿Este comportamiento me está moviendo hacia la vida que quiero vivir?

2. Sea consciente de las bebidas

Desde el ‘vino en punto’ en Zoom hasta un trago frente a la rueda de prensa, muchos de nosotros bebemos mucho más de lo que bebimos durante nuestra semana laboral habitual de 9 a 5. Si bien no hay ninguna razón por la que no deba tomar una bebida Zoom con sus amigos, la clave es la moderación.

Tenga a mano algunas opciones sin alcohol para alternar bebidas y tenga en cuenta el auto-vertido: la gente a menudo se sirve vasos más grandes en casa de los que bebería en el pub.

También recomienda usar un vaso de tamaño más pequeño de lo habitual y cambiar a bebidas con menor contenido de alcohol: el prosecco, por ejemplo, que tiene un contenido de alcohol del 10 al 11%, en comparación con el vino tinto hasta el 14% y las bebidas espirituosas, el 35% más.

3. Construye un plato mejor

La táctica simple de ceñirse a un “plato de tres”, donde se llena la mitad de su plato con verduras, una cuarta parte con carbohidratos como pasta o arroz y una cuarta parte con proteínas como carne, pescado, legumbres o huevos.

Si lo hace a la hora de las comidas, las posibilidades de obtener lo que necesita son realmente altas. Es realmente intercambiable, lo que significa, en términos generales, que la carne de res contiene nutrientes similares a los de las lentejas.

4. Golpea el saco

Dormir lo suficiente manteniendo un patrón regular de sueño / vigilia, manteniendo su dormitorio tranquilo y silencioso, evitando la tecnología durante una hora antes de acostarse y limitando la cafeína después del almuerzo es vital para combatir los antojos de comida.

5. Planifica como un profesional

Una micro planificación para toda la semana, desde los bocadillos hasta las comidas principales, para vencer los antojos. Planifique todo lo que va a comer esa semana, hasta los bocadillos. Tengo dos hijos en casa y, a veces, es muy difícil evitar el aparador de bocadillos, pero si tengo un plan de comidas que incluye bocadillos entre comidas, es menos probable que lo saque.

6) Merienda saludable

Los hábitos alimentarios saludables también se aplican a los bocadillos. Los bocadillos salados y saludables, como las aceitunas, son una excelente opción para aquellos que desean un toque de sabor, mientras que una ensalada de frutas premezclada proporciona una dulzura natural.

Otra buena táctica es ceñirse a la regla de proteínas y productos: una porción de proteína (un trozo de queso del tamaño de una caja de fósforos, 2 cucharadas de hummus, un huevo duro, diez-12 almendras) y algunos productos para acompañarlo: tomates cherry, una manzana, unos palitos de verduras. Delicioso, abundante y perfecto para acabar con los antojos.

Al comer bien, disfrutar de comidas y bocadillos sabrosos y hacer ejercicio una vez al día, está implementando comportamientos que son vitales para su bienestar psicológico y físico y que nunca han sido más importantes que ahora.

Comments are closed.