Press "Enter" to skip to content

Exfoliación: todo lo que debes saber sobre ella

La exfoliación es el proceso de eliminar las células muertas de la superficie de la piel. La piel se renueva fisiológicamente una vez al mes. Sin embargo, en ciertas partes de la piel, las células muertas están más adheridas, lo que dará lugar a un aspecto apagado. La exfoliación es una de las mejores maneras de igualar la textura y el tono de la piel y puede hacerse en casa.

Exfoliación mecánica

Como su nombre indica, consiste en la eliminación mecánica de las células muertas utilizando objetos como una esponja, un cepillo o una toalla. También puedes utilizar geles/cremas que contienen partículas abrasivas que, una vez aplicadas y masajeadas sobre la piel húmeda, favorecerán la eliminación de las células muertas.

Exfoliación química

Se realiza con la ayuda de AHA (alfahidroxiácidos) y BHA (betahidroxiácidos) que destruyen los enlaces entre las células muertas, permitiendo su fácil eliminación. Se utilizarán productos sin receta médica. No se recomienda utilizar productos destinados a procedimientos médicos que sean aplicados estrictamente por un especialista.

Si decide exfoliar su piel en casa, debe hacerlo de forma segura. Una exfoliación excesiva o el uso de productos no recomendados para su tipo de piel pueden tener resultados indeseables o agravar afecciones dermatológicas preexistentes.

Los beneficios de la exfoliación de la piel

  • Disminuye el tamaño de los poros: los poros son los pequeños agujeros de la piel donde crecen los pelos y donde se pueden acumular impurezas y células epiteliales muertas. Cuanta más suciedad se acumula allí, más grandes son los poros, por lo que la piel adquiere un aspecto antiestético. Al exfoliar, se eliminan las pieles muertas, las impurezas y, como resultado, se reducen los poros.
  • Deshacerse del acné y de las cicatrices: el acné se produce como consecuencia de desequilibrios hormonales o como resultado de factores externos (acumulación de sebo y polvo). Tras la exfoliación, se eliminan las impurezas y se evitan los granos.
  • Ocultar las arrugas: la exfoliación no conlleva la desaparición de las arrugas, sino de los residuos epidérmicos que las resaltan. Tras la exfoliación, la base de maquillaje dará un aspecto uniforme a la piel y las arrugas se difuminarán.
  • Tu piel absorberá más fácilmente los productos de hidratación: si tienes una capa de células muertas en la superficie de la piel, las cremas hidratantes serán difíciles de absorber. Si exfolias estas células muertas, la piel se regenerará y las cremas hidratantes penetrarán más fácilmente en las capas inferiores de la piel.

Exfoliación frente a descamación

Los dos procesos se confunden a veces entre sí, por lo que es importante saber cuáles son las diferencias. En pocas palabras, la descamación de la piel es causada por el cuerpo, y la exfoliación es un proceso mecánico de limpieza de las células muertas de la piel, que a veces son el resultado del proceso de descamación.

La exfoliación puede describirse como el desprendimiento de porciones de la capa superior de la epidermis, en forma de escamas (cáscaras) de diversos tamaños. Se produce cuando la piel está irritada, dañada o muy seca, pero también debido a enfermedades como la dermatitis seborreica.

Para deshacerse de la descamación, primero hay que tratar la causa, por ejemplo, la falta de hidratación, si la piel está seca, o la eliminación del hongo, si se trata de una dermatitis seborreica. Posteriormente, las escamas pueden eliminarse mediante diversos métodos de exfoliación.

3 exfoliantes a base de ingredientes naturales

1.Exfoliante a base de calabaza, canela y azúcar

Corta una rodaja grande de calabaza en cubos y luego utiliza la batidora para convertirla en un puré. Mézclalo con unas cucharadas de azúcar y una gota de canela. La calabaza hidrata la piel, el azúcar exfolia las células muertas, mientras que la canela tiene un agradable aroma y propiedades antibacterianas que remediarán las irritaciones de la piel si tienes esos problemas.

2. Exfoliante con sabor a chocolate

Para preparar un exfoliante con un delicioso sabor a chocolate, mezcla 1 taza de azúcar moreno con ½ taza de aceite de coco sólido, 1/3 de taza de aceite de almendras, 2 cucharadas de cacao en polvo y unas gotas de aceite esencial de coco. Mezcla los ingredientes y el exfoliante obtenido bien en un frasco que guardarás en la nevera. Utiliza el exfoliante dos veces por semana para obtener resultados visibles.

3.Exfoliante con sabor a cítricos

Prepara un exfoliante con sabor a cítricos utilizando: ½ taza de sal marina, ½ taza de aceite de jojoba/aceite de almendras/aceite de oliva, 1 cucharadita de piel de naranja rallada.

Mezclar bien la sal con el aceite y al final completar todo con la piel de naranja. Coloca el exfoliante en un recipiente bien cerrado y utilízalo siempre que lo necesites. Masajea todo tu cuerpo con este exfoliante, luego aclara con agua tibia y sécate con una toalla absorbente.

Comments are closed.