Press "Enter" to skip to content

Principales características de un divorcio de mutuo acuerdo

Cuando una pareja ha llegado al momento de tomar la decisión de que es momento de afrontar el divorcio, sin lugar a dudas, el procedimiento amistoso o de mutuo acuerdo es la mejor opción que pueden disponer. La mayoría de las características de este procedimiento judicial, también llamado “divorcio express”, justifican siempre esa decisión.

Para los niños, para los cónyuges, para todos los involucrados, el divorcio de mutuo acuerdo es la mejor opción para cerrar ese ciclo de su vida de pareja que no ha funcionado, sin tener que pasar por los estragos económicos y emocionales que un divorcio contencioso supone, y con un ahorro de tiempo que puede ser notable, con profesionales del Derecho de familia, que incluso en 24 horas, pueden presentar la demanda ante el juzgado y finiquitar el proceso de la forma más rápida posible.

Además de la rapidez, el divorcio de mutuo acuerdo tiene características ventajosas para ambos cónyuges.

Es lo mejor cuando hay hijos

En un proceso de divorcio, no es la pareja la que más sufre, siempre son los hijos. Sin importar si son hijos menores de edad o ya en una edad para entender los motivos de las decisiones que están tomando sus progenitores, sufren de igual manera, y su vida cambiará drásticamente a partir de la firma y aprobación de dicho documento legal.

Por eso, en un divorcio de mutuo acuerdo es donde los hijos menos sufren. No sólo por el tiempo en el que se realiza el procedimiento -como se ha indicado, incluso en 24 horas-, sino porque se toman acuerdos que deben favorecer tanto a la pareja como a los niños, ya que es un requisito de los abogados especializados en divorcios exprés para tomar la decisión de asistir a la pareja y a los hijos involucrados.

Es la forma más económica

En el caso de servicios especializados en abogados de divorcios de mutuo acuerdo, como https://divorcieitor.com/, el precio total a pagar ya incluye procurador y los impuestos, y nunca superará los 300 euros en total -150 por cada cónyuge-. De hecho, si no hay hijos o los hijos son mayores de edad, el precio puede bajar hasta los 100 euros por cónyuge.

¿Por qué? Porque no hay contiendas. Cuando se llega a un acuerdo no hay necesidad de pagar a un abogado para ejercer una defensa que garantice la protección de su patrimonio, de los bienes inmuebles o de la custodia de los hijos, sino que la propia pareja entiende que lo mejor para cada uno de ellos y para sus hijos, es llegar a términos de común acuerdo, por lo que el divorcio exprés solamente tiene en cuenta el precio de los honorarios y del trámite mismo, ahorrando miles de euros en los casos más notables.

Evita los problemas graves que pueden ocurrir

A diferencia de los divorcios de mutuo acuerdo, los divorcios contenciosos tienen una característica que es muy destacable para cualquier persona: son costosos. Los precios dependerán del capital que haya juntado la pareja en cuestión, de los intereses de cada cual, de si existió o no daño y debe considerarse una compensación económica, y un sinfín de variables que pueden encarecer el proceso y alargarlo.Y eso último es otro de los problemas más comunes y difíciles de afrontar en un divorcio contencioso: son procesos que se pueden alargar mucho tiempo, incluso años. Y cuando un divorcio se alarga mucho, el sufrimiento, la crisis emocional, las tensiones y las bajezas suelen exteriorizarse aún más, porque los intereses y los temores también se acrecientan. Un divorcio de mutuo acuerdo, aunque no siempre se puede dar, debe ser el primer paso que debe intentar toda pareja al momento de dar por finalizada una relación de convivencia. Tanto por la salud de sus hijos como por mantener una relación de amistad y de respeto posterior, que será incluso más importante que todo lo que puedan obtener respecto al procedimiento legal.

Comments are closed.