Press "Enter" to skip to content

Natalia Sánchez Uribe: Qué fue lo que pasó con la desaparición de esta estudiante

El 1 de mayo del 2019 se conoció de la desaparición en París de la joven mallorquina Natalia Sánchez Uribe, quien después de varios días apareció en buen estado de salud, sin embargo, se determinó para el momento de su aparición que estaba desorientada en las calles y la policía francesa se encargó de su traslado a un centro de atención médica.

Cuando la policía francesa observó a la joven estudiante de Erasmus desorientada y deambulándola sola por las calles la llevaron hasta el hospital Henri Ey de París para internarla, estas acciones movilizaron a la fiscalía Francesa para abrir las diligencias pertinentes y dar con el paradero de sus familiares y el reconocimiento de la mujer.   

Las movilizaciones previas a la desaparición de Natalia Sánchez Uribe por parte de los familiares habían sido muchas, sin embargo, los medios de comunicación franceses no hicieron tanto eco lo que dificultó un poco la relación con la identidad en el hospital con la joven española desaparecida.

Los días de angustia de una familia española  

La familia de Natalia Sánchez Uribe le perdió la pista a la joven después de que anunciara que iría a casa de una amiga para llevar unas maletas ya que la estudiante estaría con una amiga las últimas dos semanas en la que culminaría el curso en Erasmus, fue en el momento en el que se regresaba a buscar la última maleta cuando entonces no contestó el celular ni usó sus redes sociales.

Los padres de la estudiante española se preocuparon desde ese momento y se movilizaron a la capital francesa para ocuparse directamente de la investigación para dar con el paradero de Natalia Sánchez Uribe y en compañía de la policía francesa y la Guardia Civil comenzaron a buscar a la joven.

Uno de los primeros pasos por parte de los padres de Natalia fue remitir un comunicado donde participó la Fundación Quién Sabe Dónde, para informar que estaban enfocados en encontrar a su hija, desde esta misma fundación se encargaron de comunicar la localización de Natalia y solicitaban respeto a los momentos que atravesaban donde esperaban su recuperación.

Las investigaciones de la familia comenzaron en Paris con los amigos de Natalia, quienes contaron que la estudiante española había anunciado las ganas de irse de París, argumentado que se sentía sola y que además desde hace semanas presentía que la seguían a los sitios que frecuentaba.

Otras de las pistas que siguió la familia fue la informada por el casero del piso donde vivía la estudiante Angelo Pavia. Un italiano, de 42 años, que declaró que no conocía a Natalia ya que siempre se comunicaban por teléfono o WhatsApp, sin embargo, el día en el que se tenía previsto dejar la vivienda no la consiguió y en cambio consiguió las llaves tiradas en la casa y con las ventanas abiertas.

A la búsqueda de Natalia Sánchez Uribe se unieron la Autónoma de Barcelona y la Universidad de La Sorbona para dar con los motivos de la desaparición de la joven mallorquina que llegó a París para estudiar y formarse.  

Comments are closed.