Press "Enter" to skip to content

Las cenizas del incendio Guadarrama dan con la causa de este siniestro

Ya pasó un año del inolvidable incendio de Guadarrama y el Servicio de Protección de la Naturaleza del instituto armado (SEPRONA) en su informe de investigación concluyó que un pino que se encontraba cerca de un cableado eléctrico ardió tras una chispa causada por un alto voltaje en las torres de alta tensión.

Este incendio fue considerado el más devastador en agosto del 2019 en España, ya que devastó más de 9.200 hectáreas, provocó la evacuación de 10 mil personas y una cifra de mil damnificados. Un año después los datos recaudados las pesquisas dan con el lugar y causa del gran incendio de Gran Canaria.

Datos aportados en el incendio de Guadarrama

A la hora de evaluar las causas de un incendio se toman en cuenta elementos como; la dirección de las llamas, contexto ambiental, los destrozos humanos, naturales y materiales causados, también se hace una evaluación ocular donde se observa como el fuego afectó a la vegetación.

Es importante de igual forma, el aporte de los vecinos o los testigos, así como las grabaciones que pueden obtenerse de cámaras de seguridad y teléfonos celulares y revisar las alteraciones en el sistema eléctrico.

Un aporte importante en la investigación del incendio de la sierra de Guadarrama lo es la declaración de testigos y vecinos aledaños quienes según su aporte relacionaron el siniestro con eventos ocurridos en junio del mismo año y que terminó con la detención de un vecino de esta región por la presunta implicación en las funestas quemas donde se vieron afectada para ese entonces 627 hectáreas de la sierra.

Por otro lado, denuncias de ecologistas detallaron que el fuego dio inicio en el pozo de la Heredad de Aguas, que era explotado para entonces por agricultores de la región donde se habían registrados tres meses antes un conato de incendio.

Medidas

La conclusión del Seprona de que el incendio comenzó cuando un pino alcanzó la chispa por un alto voltaje cerca, se relaciona con las denuncias interpuestas ante el juzgado número uno de Aruca en septiembre 2019 contra Endesa y el Cabildo Insular de Gran Canaria, donde exigen la investigación de un supuesto abandono en el bosque.

Como bien es sabido en las investigaciones relacionadas con incendios forestales, ese busca determinar la responsabilidad de la personas para descubrir si fue intencional o accidental y de esta forma señalar las implicaciones civiles o penales en cual sea de los casos.

Al respecto el Seprona creó la Unidad Central Operativa Medioambiental (UCOMA), con el propósito de formar agentes para la investigación de grandes incendios que ocasionen significativos perjuicios humanos y materiales.

En definitiva, las pesquisas apuntaron que un inesperado declive en el fluido eléctrico provocó una chispa que alcanzó la abundancia forestal que se encontraba a menos de tres metros, una distancia que incumplía el límite que expresa la legislación ambiental que debe existir ente el tendido eléctrico y la vegetación.

El informe final de los agentes de Seprona y Guardia Civil es entregada a los jueces para determinar las responsabilidades: si se trata de la empresa eléctrica (Endesa), el cabildo, o el propietario quien debería encargarse de atender las áreas boscosas cercanas a los cableados.

Comments are closed.