Press "Enter" to skip to content

Hogueras de San Juan: Cómo nace esta costumbre

El encendido de las hogueras de San Juan es una cultura muy antigua con la que se celebra la llegada del verano. Esta tradición la ofreció la iglesia precristiana al profeta San Juan y hasta la fecha se mantiene.

Ese día dedicado a San Juan Bautista es el 24 de junio y los españoles lo celebran con muchas tradiciones, pero en especial la quema o encendido de las Hogueras justo en el momento en el que el sol se oculta. Pero, ¿Qué tiene que ver este profeta que se encargó del bautizo del hijo de Dios con esta costumbre? Mucho, y te lo detallamos.

Origen de la fiesta de San Juan y sus costumbres

El 24 de junio es la fecha más cerca al solsticio de verano y es precisamente cuando se le da la bienvenida a esta época. Durante los días adyacentes a esta temporada estival muchas costumbres en el mundo se hacen presentes con rituales distintos como una forma de esperar de los dioses la acción de los elementos agua y fuego para a través de ellos cumplir sus deseos en los que destaca la purificación, éxito, fertilidad, amor y suerte.

La historia indica que durante esta noche los espíritus malos merodeaban libremente y por ser la noche más corta del año aprovechaban para ahuyentarlos y con rituales con el fuego atraen la buena suerte.

Otra realidad cercana a esta tradición es que los romanos en el momento de acoger el cristianismo como una religión celebraron durante el solsticio de verano el Día de Diana. Para este conmemoración los ritos a esta diosa esta eran con fines de fertilización en sus cosechas.

Pero, el emperador Teodosio I se ocupó en acabar con muchas tradiciones y creó edictos y leyes durante el Imperio Romano en el siglo IV d.C. para que de esta forma la fiesta del solsticio de verano se relacionó a la religiosidad del último profeta del cristianismo: San Juan Bautista.

Relación de la celebración con el profeta San Juan

El nacimiento del profeta San Juan Bautista es una de las cosas que la iglesia relaciona con la fecha y es que se determinó en su calendario litúrgico al 24 de junio dedicado al profeta y primo de Jesús que se encargó de bautizarlo en el río de Jordán, tal como lo conoce la costumbre cristina, ya que seis meses antes de nacer el Salvador del mundo el 24 de junio nació el santo profeta.

Por otro lado, hay una relación entre el santo profeta, el agua y el fuego implícita en las escrituras; Zacarías el padre de Juan Bautista prendió una hoguera como símbolo de conmemoración justo el día del nacimiento del santo, con esto celebraban el regalo del ángel Gabriel, quien le anunció la llegada de su hijo siendo tan ancianos él y su mujer. Y el agua fue el elemento que usó el profeta Juan Bautista para bautizar a Jesús. Esta es la correlación entre estos símbolos y la presencia del profeta

Comments are closed.