Press "Enter" to skip to content

Auditorías energéticas a través del RD 56/2016

Existe un decreto que entró en vigencia en el año 2016 y regula la obligatoriedad de las auditorías energéticas para determinados tipos de empresas que se consideran grandes, es decir, aquellas que cuentan con una determinada cantidad de empleados o que tienen una facturación importante.

Este Real Decreto 56/2016 tiene como objetivo llevar a las empresas a realizar todo tipo de acciones para optimizar el consumo energético, y de esta manera, ahorrar la energía primaria que se consume.

Auditorías energéticas según el Real Decreto 56/126

En este artículo explicaremos a qué tipos de empresas alcanza este decreto, y cómo se debe llevar a cabo una correcta auditoría energética.

Si estás buscando RD 56/2016 noticias juridicas seguramente quieras saber qué expresa el Real Decreto de forma obligatoria para las auditorías energéticas, y cuáles son los alcances de este decreto para saber si tu empresa debe cumplir con esta obligación.

Este Real Decreto establece que es obligatorio realizar una auditoría energética cada cuatro años, teniendo en cuenta la fecha en la que se haya realizado la auditoría anterior.

Estas auditorías tienen como finalidad acreditar que la empresa cumple con todos los requisitos para mejorar el rendimiento energético de la empresa, lo que tendrá consecuencias favorables al medio ambiente, como la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.

Este decreto, que tiene vigencia desde el 12 de febrero de 2016, establece que la obligatoriedad de las auditorías energéticas será para todas aquellas empresas a las que se les considera como emprendimientos empresariales grandes.

Para que una empresa sea considerada grande, debe contar con una cantidad igual o mayor a 250 empleados, o bien, tener una facturación superior a los 50 millones de euros al año. También entran en este Real Decreto, aquellas empresas que posean un balance anual que supere los 43 millones de euros.

La renovación de las auditorías energéticas de las empresas se realizará cada 4 años, y teniendo en cuenta que este Real Decreto ha entrado en vigencia hace 6 años, toda empresa que haya realizado una auditoría en el mismo año que se implantó el decreto, ya tiene que haber hecho su segunda auditoría en el año 2020 y esperar a la próxima.

Incumplimiento de las auditorías energéticas

En el caso de que una empresa se encuentre dentro de los parámetros de empresa grande, por su cantidad de empleados o por su facturación, son obligatorias las auditorías energéticas cada 4 años, y el incumplimiento de las mismas puede llegar a traer severas sanciones económicas.

En el caso de no realizarse una auditoría energética en una empresa, en tiempo y forma, la sanción puede llegar a tener un coste de 60 mil euros, algo que sin duda alguna, representará una gran deuda para la empresa y un problema mucho mayor.

Es por eso que es tan importante realizar las auditorías energéticas en el tiempo estipulado, ya que esto puede significar un ahorro de dinero importante en sanciones.

Pero no es solamente por el temor a las sanciones que se debe cumplir con las auditorías energéticas, conocer el rendimiento energético de una empresa y llevar a cabo los cambios propuestos por las autoridades, puede significar un verdadero ahorro energético, algo que permitirá a la compañía ser mucho más eficiente, utilizando la energía eléctrica de forma adecuada y logrando de esta forma una mayor productividad.

En definitiva, cumplir con el Real Decreto 56/2016 será un ahorro en todos los aspectos de la empresa, al mismo tiempo que puede significar un gran beneficio para el medio ambiente, ya que ahorrando energía se reduce la emisión de gases con efecto invernadero.

Según el Decreto 1224/2009, todas las personas que lleven a cabo una auditoría energética deben tener los conocimientos profesionales y la experiencia necesaria para realizar este tipo de trabajo.

Los mejores especialistas deben contar con una titulación, grados o másteres que estén relacionados con los conocimientos de rendimiento energético, y para realizar su trabajo deben contar con distintos requisitos, que son muy importantes.

Un auditor cualificado debe tener todos los medios técnicos para la provisión de servicios energéticos en el área de actividad de cada empresa en cuestión. Debe contar con una titulación que acredite conocimientos básicos en energías, como procesos de industrias, contabilidad energética, uso de equipamiento de medidas y toma de datos, entre otros. 

Comments are closed.