Press "Enter" to skip to content

Aprende cómo reconocer un jamón ibérico de bellota

El jamón es un ingrediente principal en la cultura gastronómica española. Existen diversos tipos, pero uno de los favoritos por su gusto particular es el conocido como jamón ibérico de bellota, procedente de la península y característico por un sabor único que es producto del tipo de alimentación con el que se crían los cerdos. 

Distinguir el tipo de jamón no es una tarea fácil, en el siguiente artículo te mostramos la forma con la que podrás reconocer un jamón Ibérico de bellota para degustar entre amigos y familiares.

¿Qué hace al jamón ibérico de bellota un jamón especial?

El jamón ibérico de bellota es un tipo de jamón ibérico que procede de los cerdos de raza ibérica y forma parte de los gustos más exquisitos y preferidos de muchas personas. Lo que caracteriza el sabor que tiene este tipo de jamón es el régimen de alimentación con el que han sido criado los cerdos. La fuente nutricional de estos animales se debe basar en bellotas, hierbas y plantas, que más tarde producirán una experiencia gustativa que encantará a todos los comensales.

El sabor delicado y prolongado de este alimento hace que comprar jamon iberico sea una oportunidad para deleitar en la mesa a todos los invitados. Sin embargo, es importante reconocer las características que posee y saber cómo diferenciarlo de otros tipos de jamón para que no haya ninguna confusión en el momento de realizar la compra.

Características del jamón ibérico de bellota

Las propiedades que caracterizan a este jamón están relacionadas con el aroma y el gusto que se experimentan al probarlo. Su gusto se caracteriza por ser un poco más dulce que otros jamones y tener un sutil aroma que acompaña la experiencia, haciendo que su sabor se prolongue en la boca por más tiempo.

La intensidad del sabor viene determinada por los siguientes aspectos: la raza del cerdo, es decir, que sea 100% o 50% ibérico, se verá reflejado en el gusto, la edad del cerdo, la calidad de las bellotas con las que fue alimentado, y el proceso de curación al que fue sometido.

Una de las cualidades más distintivas a primera vista, es su color rojo intenso y aspecto marmóreo cuando está rebanado, acompañado de un aroma sutil que, sin duda, lo distingue de otros tipos de jamones.

¿Cómo distinguir el jamón ibérico de bellota de los demás?

Éstos son los aspectos estandarizados que debes tener en cuenta en el momento de ir a realizar la compra para asegurarte que estás eligiendo el jamón correcto.

Peso

El peso mínimo del jamón debe ser de 7 kg. Esto garantiza que los cerdos han sido alimentados apropiadamente durante su crianza, y han consumido la cantidad de bellotas suficientes para garantizar la calidad del sabor. El peso ideal estimado debería estar entre los 8 kg y los 9 kg.

Tiempo de curación

El sabor y la textura del jamón vienen determinados por el tiempo de curación al cual se someten. Los jamones ibéricos de bellota deben pasar por un proceso de curación de 4 años. Así que, en el momento de hacer la compra, asegúrate de revisar la fecha de la campaña del jamón.

Tacto y tocino

Para las personas que les gusta comprobar las cualidades de la pieza de manera tradicional, el tacto y el tocino son propiedades por las que se pueden identificar los jamones ibéricos de bellota. En cuanto al tacto, al tocar el jamón en la parte más estrecha, la carne no se debe sentir dura ni deben hundirse los dedos, el punto ideal es una sensación de suavidad y consistencia cuando se aplica un poco de presión. En lo que refiere al tocino, en el momento de tocarlo, los dedos deberían poder introducirse con facilidad.

Etiqueta

Los jamones ibéricos de bellota deben estar identificados con una etiqueta de color rojo o negro. Los que poseen etiqueta de color rojo indican que se trata de un cerdo de 50% de raza ibérica, si es negra indica que es 100% de raza. Además, en la etiqueta se debe encontrar el número sanitario, el número de pieza y la Denominación de Origen.  Conocer la Denominación de Origen es importante, porque ahí se identifican los años de curación del jamón.

Precio

Indiscutiblemente, el precio es uno de los factores más destacables de los jamones ibéricos de bellota. Debido al tiempo y delicado proceso al que se ven sometidos, el coste suele ser el más elevado del mercado.

Si tienes en consideración todos estos elementos en el momento de realizar tu compra, estarás  seguro de estar adquiriendo un producto de calidad, que hará que todos los comensales deleiten sus paladares.

Comments are closed.